No es país para coleccionistas

Una de las opciones más divertidas es hacer del coleccionismo una especie de juego, donde el objetivo es conseguir la siguiente pieza de tu colección y no tomárselo como una obligación o necesidad.

Como todo juego sus objetivos deben ser realizables y dependiendo de su dificultad, resultará más o menos entretenido. La ventaja es que ese nivel de dificultad lo define el propio coleccionista, adaptando así el juego a sus necesidades.

Todo esto suena muy bien, pero hay que tener en cuenta un detalle, la oferta. Todo coleccionista de figuras necesita que éstas estén en el mercado para poder obtenerlas y la ya pasada celebración de la navidad es un momento ideal para poder ir a las principales cadenas de juguetes y hacerte con algunas de ellas, ya que las estanterías están repletas. Pero, ¿qué pasa el resto del año?

Desde mi punto de vista el resto del año las novedades son escasísimas. Llega muy poca cosa y cuando llega, lo hace caro, tarde y mal. España es un país donde ahora mismo los juguetes son simplemente un elemento más de la navidad, pero hemos perdido un poco esa «cultura del juguete» que todavía existe en otros países. Pongamos un ejemplo concreto y que puedo controlar más o menos, el caso de Las Tortugas Ninja.
Hemos visto nuevas figuras para navidad, de echo, han sido uno de los juguetes estrella, pero, ¿cuándo fue la última actualización? Pues sin contar el material de la película, hace exactamente ¡un año! Entonces, ¿cómo un coleccionista puede seguir una línea de figuras si no tienes ningún tipo de opción de comprarla? Pues lamentablemente, hay que recurrir a mercados extranjeros que tienen otras políticas, ya que nada te garantiza que tras esperar a las siguientes navidades, vayas a tener acceso a todas las figuras que se han lanzado durante el resto del año, o en el peor de los casos, que simplemente ya no estén de moda el año siguiente.

De forma resumida, se puede decir que no es sencillo ser coleccionista de figuras de acción en España, y que se requiere el dominio del mercado internacional si realmente se quiere llevar al día una colección. Al menos, esa es mi experiencia, aunque en otras líneas tal vez se pueda tener un mayor éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *